lunes, 1 de febrero de 2016

DI-Guay! Ep. 1

A muchos les gusta este mes, a otros... simplemente les estresa.

La olla nos consume y San Valentin esta a la vuelta de la esquina, para colmo, un día antes de cobrar, haciendo la fecha aun mas fácil de odiar. Hoy les traigo un DI-Guay! (DIY para los mas fancy), super fácil, barato, y cool para ti, tu persona especial, tus amigos, y hasta tu perro. 

Y arrancamos!



Materiales:

-Tshirt Negro
-Cloro
-Atomizador
-Cinta Adhesiva
-Cartón flexible
-Tijeras
-Lápiz/Lapicero

1. Ponga cartón Flexible dentro del tshirt, para evitar que se transfiera la el cloro a la parte de atrás.

2. Tome el cartón Flexible, y dibuje su diseño. Yo elegí hacer el horizonte de Ciudad Gótica y la batiseñal, si tiene impresora a mano, mucho mejor, así no le queda el logo tullido.


3. Recorte El dibujo, y peguelo con cinta Adhesiva al tshirt, asegurandose de que no queden partes levantadas.



4. Hecha el cloro en el atomizador, y pasa la primera capa por el tshirt, asegurándote que sea ligera, solo un poco. Debe quedar mas o menos así:


5. Quería hacer el detalle de la luz hacia la batiseñal, así que tomé un cartón y le hice un circulo hueco, luego puse dos partes de cinta adhesiva a  los lados, en forma de cono inverso para crear esa ilusión de faro, riega con mucho cuidado el cloro dentro del cono y alrededor de la insignia, ten mucho cuidado para no arruinarlo.



6. Dejalo secar por unos minutos, luego lo enjuagas y con un poco de suavizante (para sacar ese olor a cloro) lo secas y lo tiendes al sol:


6. No lo puse en los materiales (mala mia), pero si tienen algún tipo de pintura blanca, pueden hacer los detalles como hago acá, para destacar un poco mas la luz del faro de batman y un par de estrellas en el cielo. Se me ocurrió a ultimo minuto... teehee.


Y asi queda el Tshirt:

Le gustó al gordo :3

Es muy fácil y super chulo de hacer, me hice uno con mi superheroe favorito (Barry Allen, aka, The Flash), con un croptop que tenia ahí tirado:





Pueden hacer cualquier tipo de diseño que tengan en la cabeza, es un proyecto muy cool y perfecto para reciclar esos tshirts que no tienen ni ton ni son, me dejan sus comentarios y nos vemos en una próxima.


Besotes!

Paola








domingo, 24 de enero de 2016

My Birth Story Pt. III - (La Espera)

Nunca he entendido protocolos médicos, y creo que nunca los entenderé.

Estaba mareada, pero consciente de mis alrededores, -"Quiero ver a mi hijo", era todo lo que decía, estaba en una camilla, toda hinchada, cansada y suturada, en camino a la sala de recuperación. Es una sala similar a cuando llegas a emergencias: camillas separadas por cortinas, varios pacientes y el ir y venir de enfermeras que solo gritan "Una persona por paciente, no se permiten hombres ni teléfonos celulares".

Son las 10:30PM, -"Donde esta mi chichi?" - Le pregunte a mi mama, la única autorizada a estar conmigo en esa sala bullosa, "No pueden tenerlo aquí, tenemos que esperar a que te ubiquen en la habitación", cabe destacar que al parecer ese día TODAS las embarazadas de Santo Domingo, decidieron internarse en la clínica, no había habitaciones disponibles y mi impaciencia incrementa con el pasar de los minutos. Ya pasadas las 12:00AM, una enfermera viene, -"Como están por acá?" pregunta, no quise ser grosera, pero no estaba de humor; entre quejidos de un niño de 6 años, la incomodidad que viene luego de una larga anestesia, la (ahora nueva) sensacion de molestia en el vientre... todo esto ataca y no me deja dormir, no pude dormir, estaba muy ansiosa por conocerlo y tocarlo.

Mi madre amanece conmigo en la sala de recuperación, según ella, es la primera vez que ve una persona pasar tanto tiempo en esa sala, se supone es para la transición entre cirugía y habitación, pero yo me lleve la medalla de oro, con razón la jodida sala era tan incomoda, como una pesadilla de cuentos de ER que nunca terminaba. Son las 4:00 AM y aun no puedo dormir, no se si es la emoción de conocerlo, o la falta que me hacen sus movimientos en mi barriga, pero no pude pegar un ojo toda la noche, no les miento cuando les digo que llegue a las 9:00 AM sin siquiera intentar descansar, tenia la misma adrenalina que me ataco momentos antes de la cirugía.

Llega mi doctor y le sorprende no verme dormida, comentamos un par de chistes, yo con sonrisa fingida y cansada, creo que se dio cuenta que no pegue el ojo. 10:00 AM, ya por fin tengo una habitación e intento pararme, hasta ahora no había sentido nada de la cesárea, hasta que la enfermera me dijo "Tengo que ponerte a caminar", -"Caminar? eso no tiene sentido, no puedo ni mover los pies"... pero no me hizo caso, me ayuda a pararme y ahí lo siento: Mis entrañas se estiran y siento que las puntadas se iban a despegar, es un dolor increíble y desesperante, creí que e abdomen se estaba desgarrando y no había nada que pudiera hacer.

- "Ay no por favor, ya para..." Le digo a la enfermera, mientras dos lágrimas de dolor me recorren las mejillas, tenia mucho tiempo no lloraba por dolor físico, pero esto, estaba fuera de mis capacidades de aguante, creí que mi cuerpo se dividía en dos. Me senté y trate de tranquilizarme, "Mami si no te paras ahora nunca lo vas a hacer", repetía la brusca enfermera, solo quería que me dejara tranquila, ya bastante tenia con ser el punto de atención de la sala de recuperaciones, la débil madre primeriza que no aguanta su primera caminata, creo que hasta el niño de 6 años me miro con decepción.

Hable con otra enfermera, esta mas delicada, me dio un medicamento para el dolor, y con mucho esfuerzo y aguante de mi parte, me pare y me sente en una silla de ruedas, por fin era el tiempo de conocer a mi cria.

Llego a la habitacion, y me espera mi madre, mi tia Susana, mi Abuela Rosa, y mi esposo, todos estan impacientes esperando a Chichi, al mismo tiempo llegaron nuestros amigos, creo que es la bienvenida mas calurosa que un bebe pudiera tener. Mi madre toma el telefono y hace una llamada, -"Si, por favor, ya esta aqui... traiganlo", Oh Dios, crei mi corazon se me iba a salir, nunca habia estado tan nerviosa en mi vida, lo vi al momento de nacer pero estaba toda medicada y confundida, ahora lo encontrare oficialmente, se parecera a mi? tendra mi nariz? abrira los ojos?...

Y ahi vino el...

En ese momento no pensé que tenia el bebe mas perfecto del universo, SABIA que tenia el bebe mas perfecto del universo. Lo mire intensamente y de inmediato comencé con la dolorosa alimentacion de seno, lo miraba y lo examinaba, tenia la nariz mas pequeña y hermosa, con una pequeña mancha roja de nacimiento heredada de su papa, su pelo era lacio y castaño, tenia esa expresión de seriedad característica de su padre y la frente llena de pelo como su mama. -"1, 2, 3, 4, 5... 1, 2, 3, 4, 5..." contaba sus deditos de las manos y los pies, le revise todo su cuerpecito, cuidando no exponerlo al frio de la habitación, le bese ligeramente la frente y me presente - "Hola Hermoso, soy tu mama, me recuerdas? siempre te amare" y me abrió los ojos de inmediato, caí rendida, esos ojos marrones hermosos y grandes, les juro creí era demasiado para mi.

- "estas seguro que es Nuestro?" Le pregunte a mi esposo en son de burla, aun no creí que este era MI bebe, un bebe sano, hermoso, completo... no quise llorar, demasiada felicidad me seco los ojos. Los invitados esperaban impacientes una foto con el, pero yo lo quería solo para mi, era nuestro momento, nuestra burbuja, todos entendieron incluso mi esposo querido, por fin tengo mi cita con mi hermoso.

Luego de alimentarlo (como duele la primera vez, no chicas?) me sentí realizada, comenzaron los consejos de las mujeres de mi familia, mientras hablaba note como mi esposo estaba hipnotizado con nuestro hermoso, - "Me siento igual..." le dije, creo que nos entendemos sin hablar mucho, ya eramos una familia perfecta.

Nos quedamos la noche en la clínica, necesitaba descansar, no había dormido nada la noche anterior, y aun así sonaba con la perfección de su carita, y sus manitos, y su naricita... estaba enamorada como una adolescente, solo que este amor no es de verano ni efímero, es real... muy real.

AL otro día estaba lista para comenzar mi nueva vida de madre, nos fuimos a casa y de inmediato mi padre y mi esposo comenzaron a verificar que tan "babyproof" era la casa, y arreglar esto aquí, esto acá...

No podía creer que tenia mi familia, mi lugar el cual llamar "hogar", mi hermoso pedazo de cielo en la tierra. Creo que luego de esta experiencia, no volveré a llamar "amor" a cualquier cosa tan a la ligera, todo tiene un nuevo significado, espero me acompañen en esta nueva etapa, de todas las que he pasado en la vida, tengo la certeza que esta fue mi mejor decisión, y aun así, casi dos años después, aun lo sigue siendo.

Un abrazo.

Pao

sábado, 23 de enero de 2016

My Birth Story Pt. II - (El encuentro)



"Ojala y esto no duela"...


Luego de que llegó mi mamá, me tranquilice, sabía que ella estaría ahí no importa que, siempre lo ha estado, hasta en mis momentos más molestos; *sigh* no entiendo aun como ella me soporta. Me llevaron a preparación, donde se supone me tengo que quitar la ropa y poner la horrenda bata azul y el gorrito de "señora de cafetería", tome más tiempo de lo que necesitaba maquillándome, si, Maquillándome, porque tenía una cita a ciegas y necesitaba que él me viera hermosa, y radiante, como si fuera perfecta. 


Me puse de todo, base, delineador, mascara, creo que hasta un poco de sombra blanca como iluminador, recuerdo estaba en presupuesto reducido, y el maquillaje era parte de la lista de "lujos" en mi mente. 


- "Ay Que emoción", me decía Mami mientras arreglaba mi ropa en perfecta armonía con su ansiedad de conocer a su nieto, luego vino Rosa, la compañera de trabajo de mami (y abuela postiza de chichi), ya ella paso por eso, tiene un nieto hermoso y radiante, escuchaba le decía a mi madre "La abuela está mona, no te aguanto" - "Yo tampoco me aguanto" y estallaban en risas, yo también lo hice aunque no me causo gracia, la risa era solo un mecanismo para disipar el pánico que tenía en ese momento. 


- "Mejor bajemos la voz" - dijo Rosa, no entendí porque, estoy emocionada de que voy a conocer a mi Cita, he esperado mucho tiempo para esto, mis hormonas y mi adrenalina está a mil, lo último que quiero es bajar la voz. Luego de que Rosa nos dijera eso, escuche unos sollozos, no los había escuchado en toda la media hora que estuvimos ahí, al parecer nuestra alegría y nuestro bullicio opacaba la pena ahogada de una paciente en el espacio contiguo, -"Le hicieron un Legrado, tenía 7 meses" - y mi euforia se convirtió en una tristeza repentina, me puse en lugar de esa madre y solté una lagrima, no me imaginaba en su lugar, no tendría las fuerzas... -"Vamos a llevarte a cirugía"- una voz me despertó de mi trance y tristeza, y recordé que tengo una Cita, -"Lo siento mucho..." susurre, no creo me escuchara, creo que también ella estaba en trance, no la culpo, yo estuviera peor. 


Me llevaron en silla de ruedas a la cama de operaciones, si, esa que parece una cruz con correas y una luz brillante arriba. Me acosté, pero una mano de una enfermera me paro con un -"no, no, no... ven, te toca la epidural". En este punto había recordado todo lo que leí en esos 9 meses sobre la epidural: Duele, te queda marca, no podrás caminar, no vas a sentir nada... y les digo la verdad, solo me puyo un poquito y se me movió la pierna involuntariamente, al parecer mis niveles de adrenalina no me dejaron sentir ese dolor agudo del que tanto hablaban en foros de maternidad, mentirosos. 


De inmediato me pusieron boca arriba en la cama, y me cubrieron con una manta azul. Cabe destacar que he estado en un trance de histeria y risas, y las enfermeras mirándome como si estuviera chiflada, me veía chiflada. 


- "Que bueno que fui al salón" - me dije, mientras miraba mis unas perfectamente pintadas de un color menta, con diseños en negro, quise estar preparada, no quería que mi cita pensara que soy descuidada con mi imagen, -"Esperaba que piense que soy perfecta" pensaba.


Comenzó a sentir el efecto de la anestesia, la enfermera tomo un algodón húmedo y me goteo toda la barriga preguntando sobre mi sensibilidad, -"¿Sientes esto?" - No, respondo, en serio no sentía nada. Comencé a sentir pánico, hiperventile, me sentía incomoda, mis pies estaban posicionados de una manera que no me apetecía y no podía moverlos, no me gusta no tener el control, odio no poder hacer algo con mi cuerpo, -"¡¡¡Enfermera!!!, ¡¡¡ENFERMERA!!! muéveme por favor que me siento incomoda!!" - le gritaba con insistencia, -"Cálmate, estas derecha" - NO! - Conteste - "¡Me siento incomoda, voy a vomitar!", mi estómago comenzó a rugir, no sé si era el hambre o la ansiedad, sentía que me iba a desmayar, iba a vomitar, me iba a morir, -"¡¡¡ENFERMERA!!!"... 


Luego la tranquilidad... sentí un alivio casi instantáneo, - "¿Listo, estas mucho mejor así?", -Dios... ¿que es esto?, ¿puedo llevarme a mi casa?-, dije mientras me sentía aquel tubo incrustado en mi nariz, no me molestaba, el oxígeno puro es exquisito, nunca había inhalado solo O2 puro, es literalmente un respiro de paz,


Llego mi doctor -"Bien, vamos", una doctora se queda conmigo en la cabecera asegurándose de que me tranquilizara, mi esposo no entro al proceso, sé que sería mucho para él, ni siquiera le recomendé la idea al doctor, tendría dos pacientes en vez de uno. De repente escucho un pequeño bip, y seguido un olor a carne quemada, -"Huele a BBQ aquí" y todos rieron, al menos mantengo mi sentido del humor, -"Si, es una parrillada", dijo mi doctor -Pues guárdeme-, hasta hambre me dio, no sentía nada, más que una pequeña presión en el estómago, como si estuviera con cólicos, hasta este punto, no me ha dado ni la primera contracción como lo ponen en las películas, no me duele nada, mi cita ha sido un buen huésped.


Luego de unos 10 minutos, veo movimiento y la doctora a mi cabecera comienza a anotar, escucho algo succionar, -"Ya viene tu hombrecito", No puedo esperar, ¿no está llorando?, ¿Ya lo sacaron?, ¿qué pasa?....


Y lo escuche...


Fue el llanto más fuerte que había escuchado en toda mi vida, mami me dice que se escuchó hasta la sala de espera y ella de inmediato supo que era el, "Ese es mi muchacho", quería verlo, quería tener esa sensación de piel a piel que tanto hablan, quería tenerlo cerca, se me salió una lagrima cuando lo vi... "es perfecto" pensé, -" Hola mi amor, te amo" mientras la enfermera me lo puso al lado, "Felicidades, tienes un varoncito muy saludable".



Nunca había sentido tanto amor, no, no amor, entrega incondicional, ese sentimiento de que darías la vida por esa persona sin ningún remordimiento, esa sensación de que esa persona será tu mundo entero, esa unión tan pura y sincera... nunca lo había sentido hasta ahora, cuando lo conocí, a mi cita. Tuvimos un momento breve, pero fue nuestro momento, - "Te amo, mami te ama" mientras sentía su manita tocarme, nuestro primer encuentro, nuestra primera cita...


Se lo llevaron al área de Recién Nacidos mientras me suturaban, debo aclarar que duró más la sutura que el parto en general, estaba desesperada, quería ver a mi hermoso, sé que él me está esperando, no quiero arruinar nuestra primera cita...



Continuará...